El Ratón Tranquilo

EL RATÓN TRANQUILO

Cuento del Ratón Tranquilo

Hoy te voy a contar el cuento El Ratón Tranquilo, una historia que nos enseña a respetar las diferencias entre los seres y vivir tranquilos.

Había una vez un pequeño ratón que vivía en un bosque muy grande y tranquilo.

Pasaba su día recorriéndolo y dando vueltas por todos lados con libertad, ya que todos los animales que vivían ahí se respetaban, desde los más pequeños hasta los más grandes.

Pero esa tranquilidad era demasiado bella, y  no podía durar para siempre. Todo cambió cuando un extraño animal llegó a perturbar la armonía en la que vivían.

Este era un animal muy extraño, desconocido para el ratón.  Tenía la cabeza alargada, y se encontraba metiendo la cabeza en un agujero en el suelo. Al sacarla, el ratón pudo verlo bien.

El oso Tosco y las abejas

El oso Tosco y las abejas

El cuento del oso tosco y las abejas te va a encantar. En un hermoso bosque de pinos, vivía un ...
Leer Más
EL PERRO Y SU COMETA

El perro y su cometa

Cuento del perro y su cometa Te presento el cuento de El perro y su cometa, una historia que nos ...
Leer Más
El pequeño canguro

El pequeño canguro.

Te va a gustar el cuento de este canguro. Una vez en la lejana Australia, nació un pequeño canguro que ...
Leer Más
El pequeño ciervo.

El pequeño ciervo.

Hoy hablaremos de el Pequeño Ciervo. Había una vez, en un bosque muy grande y lleno de árboles, un pequeño ...
Leer Más

Este animal era un oso hormiguero, que no parecía ser tan tranquilo como El Ratón Tranquilo. Se veía muy activo, con muchas ganas de divertirse y reírse todo el tiempo.

Esto no hubiera sido tan malo si el oso hubiera llegado para hacer amigos, pero todo lo contrario, quería burlarse del ratón todo el tiempo. Esto le molestaba mucho ya que él nunca se metía con nadie, sólo paseaba por el bosque con tranquilidad.

“Eres muy pequeño, ¡cualquier otro animal podría pisarte y detener tus recorridos por el bosque!” dijo el oso riéndose.

“¿Por qué me dices eso?” contestó El Ratón Tranquilo. “Yo sólo camino por el bosque tranquilamente sin molestar a los otros animales, y espero que ellos tampoco me molesten a mí”.

“Nunca me he metido contigo. Por favor, respeta a los demás habitantes del bosque”.

EL RATÓN TRANQUILO

Pero el oso hormiguero no respondió, ya que continuaba riéndose. Esto molestó al ratoncito, que decidió continuar con su paseo.

Tiempo después, durante uno de sus recorridos, El Ratón Tranquilo escuchó unos ruidos muy fuertes. Corrió hacia el lugar de donde provenían dichos sonidos, y vio al oso hormiguero que lo había molestado tiempo atrás.

El oso no se veía tan divertido como la última vez que lo vio. De hecho estaba llorando porque un elefante enorme había decidido divertirse burlándose de él.

EL RATÓN TRANQUILO

El Ratón Tranquilo, viendo lo triste que estaba el oso, decidió subirse a la espalda del elefante, que cuando lo sintió encima de él, comenzó a moverse para intentar quitarlo.

Aún con su enorme trompa y sus movimientos, no logró librarse de la presencia del pequeño animal en su lomo.

“¿Crees que porque eres tan grande puedes meterte con animales más pequeños?” dijo el ratón con valentía. “Pues de mí no vas a poder librarte tan fácilmente” dijo agarrándose con más fuerza de él.

El elefante les tenía mucho miedo a los ratones, así que comenzó a correr por todos lados. El Ratón Tranquilo, viendo que el elefante parecía haber aprendido la lección, decidió bajarse para que este huyera lo más rápido y lejos que se pudiera.

El oso hormiguero se sintió muy avergonzado por haberse burlado del ratón. Se dio cuenta que él lo había molestado de la misma forma y por las mismas razones que el elefante lo había molestado a él. Así que decidió pedirle perdón.

“Quiero pedirte disculpas por haberte tratado tan mal la última vez que nos vimos. Tú me has ayudado a defenderme a pesar de todo, y gracias a eso entendí que estuvo muy mal mi actitud. Espero que puedas perdonarme” pidió el oso con la mirada hacia el piso.

“No hay problema, oso. Gracias a esto, espero que hayas aprendido la lección: en este bosque, todos vivimos en armonía, y a pesar de nuestras diferencias, tenemos derecho a ser felices aquí”.

“Si lo has comprendido, podemos ser amigos Lo que hace mejor a este, nuestro hogar, es la variedad de animales que viven en él. Ahora, vamos a buscar al elefante y a pedirle una disculpa. Vamos a pasear por el bosque” dijo el ratón caminando hacia el atardecer.

Te dejo el siguiente cuento, dale clic

Félix, la Tortuga Valiente

EL RATÓN TRANQUILO
Facebook suíguenos
EL ELEFANTITO BLANCO

El Elefantito Blanco

Cuento El Elefantito Blanco Hoy leeremos el Cuento El Elefantito Blanco, una historia que nos enseña a superar todo a ...
Leer Más
El buzón de Navidad

El buzón de Navidad

Estoy seguro que te gustara este cuento de navidad. Había una vez un niño llamado Simón que estaba muy contento ...
Leer Más
El cuento de los topos

El cuento de los topos.

Esta historia de los topos te va a dejar un gran mensaje. La historia comienza a los pies de un ...
Leer Más
El ratón y sus botones

El ratón y sus botones

Hoy te contare el cuento de El Ratón y sus botones. La historia de esta noche trata sobre un ratón ...
Leer Más

Leave a Reply