La Mariposita Rosita

LA MARIPOSITA ROSITA

Cuento de la Mariposita Rosita

Hoy te contaré el Cuento de la Mariposita Rosita, una tierna historia que nos enseña que necesitamos de la ayuda de otros para lograr nuestros objetivos.

Esta es la historia de una mariposa, frágil y delicada, que pasaba su tiempo volando por los jardines. De toda su especie, ella era la más bella, ya que tenía un hermoso color, y brillaba tanto como la luz del sol. Su nombre era Rosita, la Mariposita.

Cuando la Mariposita Rosita volaba por los jardines, jugaba con todas las flores que encontraba: las rosas, los girasoles, las margaritas…

Había muchas flores de muchos colores en esos hermosos campos. Pero aún con todo esto, la Mariposita Rosita no era feliz.

Ella quería ir a vivir a las montañas que veía a lo lejos cuando paseaba por el campo. Después de muchos días pensándolo, al fin decidió irse.

 En el camino, mientras la Mariposita Rosita volaba sobre las flores, encontró a un pájaro, que le dio una gran sonrisa cuando la vio.

Tifón y la ballena

Tifón y la ballena

Conoce todo acerca del cuento Tifón y la ballena Hoy te contaré el cuento Tifón y la ballena, una hermosa ...
Leer Más
La princesa que no quería nadar

La princesa que no quería nadar

Conoce el bello cuento de La princesa que no quería nadar Hoy te voy a contar un hermoso cuento llamado ...
Leer Más
El ratón tranquilo

El ratón tranquilo

Conoce el cuento de El ratón tranquilo Hoy te voy a platicar acerca del cuento de El ratón tranquilo, una ...
Leer Más
RUNDO

Rundo y el colibrí

Conoce todo acerca del cuento de Rundo y el colibrí Esta es la historia de un loro llamado Rundo, que ...
Leer Más

“Buenos días, señor pájaro” dijo Rosita,

“Buenos días, hermosa mariposita” respondió el pájaro.

“¿Cómo se encuentra?” preguntó Rosita con curiosidad. “¿Qué le ha pasado a su ojo derecho?”.

“Hace un momento me entró una ramita que hace que no pueda ver bien, ni abrir el ojo. ¿Podrías ayudarme a sacarla?” pidió el pájaro.

“¡Claro que sí!” dijo Rosita con mucha energía. Se acercó al Señor Pájaro, y casi sin esfuerzo, le quitó la rama.

“¡Muchas gracias! Ahora ya puedo ver bien, y abrir el ojo. Y tú, ¿Hacia dónde vas?” preguntó el pájaro.

“Quiero ir hacia las montañas azules” respondió la Mariposita Rosita.

LA MARIPOSITA ROSITA

“Pequeña Mariposita, ¿Has visto a qué distancia están esas montañas? ¡Están muy lejos! Eres muy pequeña, y es muy difícil que llegues, no lo vas a lograr” afirmó el pájaro.

“Lo sé, pero quiero ir a esas montañas. Son muy bonitas, y sé que voy a lograr llegar, porque deseo con mucha fuerza vivir en ellas” dijo Rosita.

“Bueno, entonces te deseo mucha suerte, espero que logres llegar” dijo el pájaro, muy preocupado porque Rosita se pusiera en peligro.

La pequeña mariposa siguió volando. Después de un rato, se encontró a un gran conejo de color blanco, que tenía unos bigotes muy largos.

“Hola conejo, me llamo Rosita” dijo la mariposita

“Hola Rosita” respondió.

“¿Qué es lo que tienes en la pata?” preguntó Rosita mirando a la pata trasera del conejo “¡Tienes algo enterrado!”.

“No puedo verlo, ¿Podrías decirme qué es?” preguntó el conejo.

“Parece una espina muy pequeña, te la voy a quitar”.

“Por favor, quítamela. Me ha dolido mucho, tanto que no me deja correr” respondió.

LA MARIPOSITA ROSITA

Una vez que se la quitó, el conejo le agradeció. Después le preguntó hacia dónde se dirigía, a lo que la mariposita contestó. “Estoy volando hacia las montañas azules, porque quiero ir a vivir en ellas”.

“No vas a poder llegar a ellas, están muy lejos y son demasiado altas. Te deseo suerte” dijo el conejo alejándose.

La Mariposita Rosita se puso a pensar que tal vez el pájaro y el conejo estaban exagerando, pero mientas más se alejaba de su jardín y se acercaba a las montañas, empezaba a sentirse más cansada.

 Ella tenía tantas ganas de vivir en las montañas, que aunque sentía que ya no podía más, continuó.

Pero, aunque se esforzó mucho, después de un rato sintió que sus alas estaban muy débiles, por lo que ya no subía aunque aleteara. Así que cayó hacia el suelo, pero justo antes de aterrizar, algo la volvió a impulsar hacia arriba.

 Era su amigo el pájaro, que había ido a rescatarla. Pero el pájaro tampoco tenía mucha fuerza, así que ambos comenzaron a descender de nuevo.

Pero no cayeron al suelo, ¡sino en el lomo del conejo blanco! Al no tener la espina en la pata, pudo llegar corriendo a ayudarlos.

“Hay que volver al prado” dijo el conejo después de ayudarlos a levantarse.

“Si” le contestó la Mariposita Rosita “Quiero vivir con ustedes, ya no en las montañas azules”.

Los 3 amigos volvieron a los campos para quedarse a vivir. Así, viviendo felizmente con sus amigos, Rosita comprendió que junto a ellos podía llegar más lejos,  que estando sola.

Dale clic al siguiente cuento que te puede gustar mucho:

Jacobo, el niño con cabeza de zanahoria

LA MARIPOSITA ROSITA
Facebook suíguenos
Tifón y la ballena

Tifón y la ballena

Conoce todo acerca del cuento Tifón y la ballena Hoy te contaré el cuento Tifón y la ballena, una hermosa ...
Leer Más
La princesa que no quería nadar

La princesa que no quería nadar

Conoce el bello cuento de La princesa que no quería nadar Hoy te voy a contar un hermoso cuento llamado ...
Leer Más
El ratón tranquilo

El ratón tranquilo

Conoce el cuento de El ratón tranquilo Hoy te voy a platicar acerca del cuento de El ratón tranquilo, una ...
Leer Más
RUNDO

Rundo y el colibrí

Conoce todo acerca del cuento de Rundo y el colibrí Esta es la historia de un loro llamado Rundo, que ...
Leer Más

Leave a Reply