La Rana Presumida

LA RANA VANIDOSA

Cuento de la Rana Presumida

Hoy te voy a contar el cuento de la Rana Presumida, una historia que tiene mensaje para quien lo entienda.

En estanque enorme y con mucha agua cristalina, había una rana que era ambiciosa y siempre estaba presumiendo su belleza e inteligencia. Estaba segura de que era incomparable e irrepetible, y que era perfecta.

Eso causaba que casi ningún animal la soportara, porque todos la consideraban demasiado egoísta. Cuando llegaba a un lugar, todos se iban, pues no soportaban que La Rana Presumida estuviera cerca.

Cuando escuchaba que alguien le hacía un cumplido a cualquier ser vivo que no fuera ella, se enojaba tanto que se iba y dejaba de hablar con todos por un rato. La Rana Presumida muy insensata.

Desde muy pequeña, sus padres le habían hecho creer que no cometía ningún error, que era la más bonita de todo el mundo, así que cuando alguien decía lo contrario, ella no pensaba lo mismo.

Había visto a muchos animales muy hermosos, grandes, poderosos y con muchas cualidades. Pero ella siempre afirmaba lo mismo: “Yo soy más grande, yo soy más fuerte”.

El lomo del hipopótamo tamba

El lomo del hipopótamo tamba.

Hoy te contare el cuento del hipopótamo tamba. Había una vez una familia de enormes hipopótamos que vivía en un ...
Leer Más
EN EL BAILE DE SAN VALENTÍN

El baile de San Valentín

Cuento de El baile de San Valentín Hoy te hablaré del cuento El Baile de San Valentín, una historia de ...
Leer Más
EL SALTAMONTES Y LOS MUELLES

El saltamontes y los muelles

Cuento de El Saltamontes y los muelles Esta historia de El Saltamontes y los muelles es una historia que nos ...
Leer Más
LAS OLIMPIADAS

Las Olimpiadas

Cuento de las Olimpiadas Hoy te voy a contar el cuento de las Olimpiadas, una historia que nos enseña que ...
Leer Más

 Y siempre encontraba la forma de igualarlos, o hacerle creer a los demás que lo era. O al menos eso pensaba ella, pues todos veían la realidad. No era una rana muy grande, ni tenía colores brillantes.

Era una rana exactamente igual a las demás, pero su ego estaba más arriba de los cielos.

Un día, escuchó a otra rana decir “¿Vieron al toro que llegó a vivir cerca de nuestro estanque? Es muy grande, tiene un pelaje muy lindo y brilloso”.

“¡Qué tontería! Mi color es más bonito porque atrae mucho las miradas, y soy muy fuerte. Podría decir que no hay nadie más fuerte que yo.” Dijo la rana muy molesta.

Las demás ranas se rieron de su comentario, porque sabían que no era cierto. Pero nadie le dijo nada para evitar pelear con ella.

Algunos días después, La Rana Presumida se encontraba descansando en la orilla del estanque, solitaria como casi siempre. Estaba mirando hacia el cielo, cuando de repente, sintió una presencia cerca de él.

Cuando bajó la mirada, vio a aquel toro del que todas las ranas hablaban, Notó que era cierto que su pelaje era muy brilloso y suave, y detrás de él llevaba una gran carga de paja, lo que demostraba que era muy fuerte.

LA RANA VANIDOSA

La Rana Presumida se molestó mucho al comprobar que no era tan fuerte ni tan bonita. No podía cargar tanta paja, y ni siquiera tenía pelo.

Así que se hincho para verse más grande e intimidar al toro, pero por más que aguantó la respiración, no logró ni siquiera igualar su tamaño.

Cada minuto que pasaba, la rana sentía que no podía continuar aguantando, pero su ego era más grande que nada, por lo que siguió hinchándose. Estaba muy frustrada por no poder ser del mismo tamaño.

Hasta que de repente, se escuchó un gran estallido. Todos los habitantes del estanque corrieron a donde ella estaba, pero no pudieron encontrarla. ¡La Rana Presumida había explotado como una burbuja de jabón!

LA RANA VANIDOSA

Se sentían tristes porque la rana era parte de su comunidad, y aunque era muy egocéntrica, había compartido buenos momentos con todos los demás.

Pero también se sentían aliviados, y hasta estaban un poco felices porque ya no tendrían que soportar que la rana no pudiera ver a nadie triunfar, o ser más bonito que ella.

Esta ranita tuvo que aprender la lección de una mala forma, pues estalló y ya no podría regresar a disculparse con los demás.

Es importante que todos sepamos que ser egocéntricos es malo, ya que no pensamos en cómo se sienten los demás cuando los hacemos sentir menos que nosotros por no tener algún rasgo o alguna habilidad.

Todos debemos aprender a respetar a los demás, a darles el valor que merecen.

Quizá te interese leer el cuento La Brillante Luciérnaga

Facebook suíguenos
EL ELEFANTITO BLANCO

El Elefantito Blanco

Cuento El Elefantito Blanco Hoy leeremos el Cuento El Elefantito Blanco, una historia que nos enseña a superar todo a ...
Leer Más
El buzón de Navidad

El buzón de Navidad

Estoy seguro que te gustara este cuento de navidad. Había una vez un niño llamado Simón que estaba muy contento ...
Leer Más
El cuento de los topos

El cuento de los topos.

Esta historia de los topos te va a dejar un gran mensaje. La historia comienza a los pies de un ...
Leer Más
El ratón y sus botones

El ratón y sus botones

Hoy te contare el cuento de El Ratón y sus botones. La historia de esta noche trata sobre un ratón ...
Leer Más

Leave a Reply