Las Olimpiadas

LAS OLIMPIADAS

Cuento de las Olimpiadas

Hoy te voy a contar el cuento de las Olimpiadas, una historia que nos enseña que debemos tener equilibrio en todas las actividades que realizamos para lograr triunfar.

Esta es la historia de Patito, un pato que era un apasionado de los deportes. Era exactamente igual a todos los demás, la única diferencia era su amor por los deportes.

Toda su familia se había mantenido lejos de este mundo por la creencia de que los patos eran muy torpes para hacer cualquier movimiento.

Pero él estaba seguro de que si se esforzaba lo suficiente, lograría alcanzar todas sus metas y una de ellas eran Las Olimpiadas.

Practicaba todos los deportes que se impartían en su escuela por las tardes, pero el que más le gustaba era la natación. No como los demás patos, sino que a él le gustaba nadar en diferentes estilos.

Un día, los maestros de deportes se dieron cuenta de que sus alumnos habían mejorado mucho sus técnicas, por lo que decidieron organizar un concurso en la escuela.

Tifón y la ballena

Tifón y la ballena

Conoce todo acerca del cuento Tifón y la ballena Hoy te contaré el cuento Tifón y la ballena, una hermosa ...
Leer Más
La princesa que no quería nadar

La princesa que no quería nadar

Conoce el bello cuento de La princesa que no quería nadar Hoy te voy a contar un hermoso cuento llamado ...
Leer Más
El ratón tranquilo

El ratón tranquilo

Conoce el cuento de El ratón tranquilo Hoy te voy a platicar acerca del cuento de El ratón tranquilo, una ...
Leer Más
RUNDO

Rundo y el colibrí

Conoce todo acerca del cuento de Rundo y el colibrí Esta es la historia de un loro llamado Rundo, que ...
Leer Más

Esta competencia también era para celebrar el fin del año escolar. El anuncio de Las Olimpiadas se realizó el lunes siguiente, y todos se emocionaron mucho.

Cuando mencionaron que habría una competencia de natación, Patito sintió que todos sus músculos le pedían moverse de felicidad.

Saliendo de la escuela, el pequeño pato corrió a su casa a pedirles permiso a sus papás. Les contó que le parecía muy importante participar en ella, y cómo iba  a esforzarse entrenando para ganar.

Su mamá se preocupó un poco porque también era época de exámenes, y tenía que estudiar mucho para tener buenas calificaciones este año.

 Pero su mamá sabía lo importante que eran Las Olimpiadas para él, así que junto a su papá, decidió apoyarlo al cien por ciento.

Así que le dieron permiso de participar, y también de quedarse a entrenar todas las tardes en el lago junto a sus compañeros y su maestro.

LAS OLIMPIADAS

Pero él estaba tan emocionado por entrenar para ser el mejor, que poco a poco dejó de prestarle atención a sus tareas, no las hacía y mucho menos estudiaba.

Esto era una lástima, ya que Patito no solo era un buen deportista, sino que también era un estudiante brillante.

Los maestros notaron esto, y decidieron citar a sus papás para hablar con ellos y llegar a una solución. Estos, al oír las malas noticias, se vieron obligados a hablar seriamente con Patito.

LAS OLIMPIADAS

“Eres un buen deportista, y sabemos que te encanta la natación, así que no te vamos a pedir que dejes los entrenamientos. Pero no por esto puedes descuidar tus estudios”, dijo la mamá de Patito muy preocupada.

“Estos también son muy importantes para ti y tu futuro, pues gracias a ellos llegarás a ser una persona de provecho”.

“Tienes que encontrar la forma de organizar las dos actividades para que puedas cumplir con todas tus responsabilidades.”

“Me voy a esforzar para cumplir con ambas, papá” dijo Patito muy comprometido.

Pero unos días después volvió a descuidar la escuela, y los maestros volvieron a preocuparse. Así que tanto los papás como los maestros decidieron ponerle un alto.

“No tendrás permiso de participar en Las Olimpiadas si no pasas todas tus materias” le advirtieron todos.

Patito se sintió tan preocupado por no poder nadar, que decidió poner su máximo esfuerzo en sus tareas, y se puso a estudiar mucho cuando llegaba de sus entrenamientos.

Cuando al fin llegaron los exámenes finales, Patito demostró que había estudiado mucho, ya que sacó las mejores calificaciones del grupo.

Gracias a su esfuerzo, pudo participar en Las Olimpiadas. El día de participar llegó, y se levantó temprano para prepararse con mucho esmero. Compitió con todas sus fuerzas, y ganó en la categoría de nado estilo mariposa.

Recorrió 2 kilómetros tan rápido que todos se sorprendieron. Y cuando recibió su medalla de oro, entendió que era muy importante equilibrar sus hobbies con la escuela, ya que ambos formaban parte esencial de su vida.

LAS OLIMPIADAS

Dale clic al enlace para leer el cuento Pulpi, el pulpo goloso

Facebook suíguenos
Tifón y la ballena

Tifón y la ballena

Conoce todo acerca del cuento Tifón y la ballena Hoy te contaré el cuento Tifón y la ballena, una hermosa ...
Leer Más
La princesa que no quería nadar

La princesa que no quería nadar

Conoce el bello cuento de La princesa que no quería nadar Hoy te voy a contar un hermoso cuento llamado ...
Leer Más
El ratón tranquilo

El ratón tranquilo

Conoce el cuento de El ratón tranquilo Hoy te voy a platicar acerca del cuento de El ratón tranquilo, una ...
Leer Más
RUNDO

Rundo y el colibrí

Conoce todo acerca del cuento de Rundo y el colibrí Esta es la historia de un loro llamado Rundo, que ...
Leer Más

Leave a Reply